La alopecia androgenética

La alopecia androgenética

La mayoría de hombres con calvicie tienen alopecia androgenética. Esta presenta un patrón muy parecido en todos los varones: empieza a hacerse visible en las sienes y continúa en la zona frontal y en la coronilla.

Pese a no tener cura, con los tratamientos adecuados puede frenarse su avance. Además, repoblar las zonas afectadas con un injerto capilar de la forma más natural posible es siempre una buena alternativa.

Si estás decidido a poner remedio a tu calvicie, lee este post. Tu problema tiene solución. Eso sí, siempre que te pongas en manos de los profesionales adecuados.

Qué es, qué la causa y cómo combatirla

La alopecia androgenética o androgénica se debe al efecto de una hormona llamada dihidrotestosterona sobre el folículo piloso. Aunque es una enfermedad genética, ciertos factores pueden agravar o desencadenar el problema, entre ellos el estrés, una dieta poco equilibrada o el uso de suplementos hormonales.

La genética, los niveles hormonales y la edad son los tres grandes factores que influyen en que aparezca la alopecia androgenética. Vamos a ver qué papel juega cada uno de ellos:

-La genética. Como en todo, el factor genético tiene una gran relevancia y explica por qué, aunque presenten niveles hormonales parecidos, unos hombres tienden a perder más cabello que otros. En los folículos pilosos hay receptores que captan la dihidrotestosterona y la testosterona, con diferente sensibilidad según el código genético.
-Los niveles de hormonas masculinas. Cambian en función de cada persona y del nivel de la enzima que transforma la testosterona en dihidrotestosterona. Algunos tratamientos anticaída están pensados para reducir o bloquear la acción de esta enzima. -La edad. Potencia tanto el factor genético como los niveles hormonales, provocando por un lado que el cabello sea más débil y, por otro, que los folículos sean más sensibles a la degeneración.

La evolución de la alopecia androgenética

Puesto que la evolución de la alopecia androgenética es similar en todos los varones, ha podido crearse un patrón para saber cómo avanza. Lo realizó en 1951 el doctor James Hamilton y en 1975 el doctor O’Tar Norwood revisó esa clasificación y añadió subclasificaciones que proporcionaron más nivel de detalle. La escala de Hamilton-Norwood es la que más se usa actualmente para diagnosticar la alopecia androgenética en varones. Estas son sus 7 fases o estadios:

Tipo I: calvicie inicial poco apreciable a nivel frontal.

Tipo II: calvicie fronto-temporal que dibuja el efecto de las entradas.

Tipo III: calvicie frontal con pronunciación de las entradas e inicio de calvicie en la coronilla.

Tipo IV: se amplía en la zona de la coronilla, pero aún existe una zona con pelo entre las entradas y la coronilla.

Tipo V: se estrecha la región con cabello entre las entradas y la coronilla.

Tipo VI: se unen la calvicie frontal y de la coronilla.

Tipo VII: la calvicie amplía su extensión y solo queda una zona con pelo en la zona temporal sobre las orejas y en la zona occipital de la nuca.

Con esta clasificación de la evolución de la alopecia androgenética, puedes hacerte una idea de en qué fase se encuentra tu calvicie. Esté en la que esté, piensa que siempre puedes recuperar cabello. El Instituto Quirúrgico Capilar de Barcelona cuenta con los mejores medios y un equipo de profesionales especializado en obtener resultados totalmente naturales a través de las más avanzadas técnicas de trasplante capilar y de los más efectivos tratamientos médicos. Ven a vernos y te daremos un diagnóstico personalizado. Llama al teléfono: +34 39 545 59 59 o contacta con nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.